ADI-NQN explica detalles del Proyecto Geotérmico Copahue a vecinos de la zona

El directorio de la empresa estatal Adi-Nqn se constituyó en Caviahue el viernes por la tarde. Atendieron consultas de pobladores del lugar sobre la iniciativa de construir una central geotérmica.

El pasado viernes 12 de noviembre, el directorio de la Agencia para la Promoción y Desarrollo de Inversiones del Neuquén (Adi-Nqn) se constituyó en el Centro de Convenciones de Caviahue para atender consultas de vecinos sobre el Proyecto Geotérmico Copahue.

Las autoridades de la empresa estatal explicaron detalles técnicos de la iniciativa y se comprometieron a realizar reuniones periódicas de diálogo con los pobladores. “Nosotros vinimos hoy con la única finalidad de recibir inquietudes, de tratar de darle respuesta a todas las preguntas que nos quieran formular y aclarar algunos conceptos”, expresó el presidente de la Adi-Nqn, Pedro Salvatori.

Añadió también que “lo que queremos es tener consenso” para impulsar el proyecto y recalcó que, por eso, convocarán a reuniones de consulta periódicas. Dijo además que, al margen de este proceso de diálogo, se cumplirá con el requisito de realizar una audiencia pública, donde se pedirá la opinión sobre el proyecto a los 653 habitantes de Caviahue-Copahue.

Durante el encuentro, que duró unas tres horas, los asistentes preguntaron sobre la coexistencia entre la geotermia y el turismo, la mano de obra que se creará y la posibilidad de contaminación visual o auditiva. Ante esas inquietudes, los expositores remarcaron con fundamentos técnicos que habrá una explotación controlada del recurso geotérmico y que “no hay incompatibilidad de fondo” entre el desarrollo turístico y el proyecto.

Junto con Salvatori, participaron de la reunión el vicepresidente de la Adi-Nqn, Luis Galardi; el intendente de Caviahue, Rigoberto Ramírez; el geólogo Mario Gingins; y los abogados de la agencia neuquina Rubén Yeri y Juan Menestrina.

Cómo será el aprovechamiento del recurso geotérmico

El eje del proyecto geotérmico es la generación de energía eléctrica a partir del aprovechamiento de los vapores endógenos que se extraigan del yacimiento Las Mellizas de Copahue, mediante un ciclo de condensación con torre de enfriamiento. Las obras fueron adjudicadas hace tres meses a la firma Geothermal One, que también tendrá a su cargo la explotación de la mina por 30 años.

La empresa invertirá 100 millones de dólares para el aprovechamiento eléctrico del yacimiento, que seguirá siendo propiedad de la Adi-Nqn. Las obras durarán 4 años e incluirán un estudio del sistema geotermal, la perforación de nuevos pozos de producción y la construcción y puesta en marcha de una central geotérmica de generación de 30 MW (megavatios) de energía eléctrica, que será la primera en su tipo en el país y en Sudamérica.

Además, la firma adjudicataria se comprometió a construir una línea de transmisión en 132 kilovoltios desde Copahue hasta el paraje Ñorquín, con el objetivo de cerrar en un futuro el anillo Norte de interconexión al sistema eléctrico provincial.

El proyecto contempla controles periódicos por parte de la Adi-Nqn para resguardar no sólo el recurso sino también el ambiente circundante. Por eso, se está tramitando la inclusión de la iniciativa dentro del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) establecido en el artículo 3º del Protocolo de Kyoto.

Un proyecto con historia

La génesis del Proyecto Geotérmico Copahue se remonta a 37 años atrás, en 1973, cuando el gobierno neuquino realizó los primeros estudios exploratorios sobre los recursos geotérmicos existentes en la zona cercana al volcán.

Entre 1975 y 1981, se perforó un primer pozo de exploración de 1.100 metros de profundidad, identificado como COP I. Posteriormente, se hizo el segundo pozo (COP II). Con esas perforaciones, se confirmó la presencia de un campo geotérmico de vapores secos, denominados “vapores dominantes”, valorados mundialmente por su calidad.

En 1988, la provincia habilitó una central piloto de 0,6 MW, que funcionó hasta 1997 con el vapor que producía el COP I. También firmó en la misma época un acuerdo de cooperación con la agencia japonesa JICA para estudiar la factibilidad de instalar una planta geotérmica de generación eléctrica. Ese análisis, que requirió un tercer pozo de exploración, concluyó con resultados favorables.

En 1998, se perforó un cuarto pozo (COP IV) de aproximadamente 1200 metros de profundidad, que se usó para un sistema de calefacción con vapor de las calles de la localidad de Copahue.

Sin embargo, pese a esos ensayos exitosos, no se avanzó entonces con el proyecto de aprovechamiento eléctrico. Recién en 2009, el gobernador Jorge Sapag, a propuesta de las autoridades de la Adi-Nqn, decidió reanudar la idea de explotación del recurso geotérmico.

Lo primero que hicieron las autoridades de la agencia fue gestionar la propiedad del yacimiento Las Mellizas. Luego, cerraron el pozo COP I (deteriorado por el paso de los años) para evitar un derroche del vapor y, finalmente, convocaron a una licitación pública.

El 31 de marzo de 2010, se realizó una presentación del proyecto recuperado en el Salón Cultural de Caviahue ante pobladores de la zona. Y el 9 de agosto de 2010, al concluir la licitación, Jorge Sapag firmó el decreto de adjudicación del Proyecto Geotérmico Copahue a la empresa canadiense Geothermal One.



   Contacto  |  Prensa  |   Por qué Neuquén?   |  Sectores   |  Quiénes somos?Ingreso Usuarios